domingo, 10 de febrero de 2013

Nada más salvaje e inhumano que un martillo

Django Unchained. Tarantino. 2012.

Nada más salvaje e inhumano que un martillo o que otro ser humano con un martillo en la mano.

Tarantino nunca ha tenido prisa para desarrollar una escena y lograr el efecto que él desea, ni con la cámara, ni con los diálogos. La suma de pequeñas joyas han sido hilvanadas para provocar la sinergia que todo guión debe procurar. ¿Cuánto le debe a Sergio Leone en este sentido? Todo.



Sergio Leone. El bueno, el malo y el feo. Escena: La tortura de tuco. Música Ennio Morricone. Podés ver la escena en español apróximadamente a partir de 1:20 minutos en este link: http://www.youtube.com/watch?v=_fPQXoiMAAM.


De la música, como bien dice Marcos Blanco: "Tarantino es un excelente D.J."

Cada personaje, cada secundario, son arquetipos perfectamente dibujados, con la dosis pulp y comic justa. La exagerada violencia llevada a extremos insospechados es un espejo del entorno y de lo que el público busca. Tarantino se mofa de nosotros los espectadores en cada minuto de la historia.

La imagen del sur de los Estados Unidos en esa época es bastante diferente de la manera en que Hollywood ha tratado el tema. El trasfondo se resume en un personaje -Stephen interpretado por Samuel L. Jackson -y en una frase: "No hay peor cuña que la del propio palo". Stephen es peor que el martillo.

Independientemente de como le vaya en la premiación es una parada obligatoria de todo amante del cine. Temáticamente tiene mayor profundidad que otras películas del director, incluida Inglorious Bastard. Cristophe Waltz hasta logró mejorar la extraordinaria interpretación que nos había ofrecido anteriormente del Coronel Landa. Si le dan el Oscar por segunda vez me sentiría complacido.

Debería volver a ver Posse de Mario van Pebbles que es un Black Western contemporáneo para comparar las visiones de sus directores.


No hay comentarios:

Publicar un comentario