miércoles, 13 de octubre de 2010

Machete o Machote

















Director: Robert Rodríguez y Ethan Maniquis
Protagonistas: Danny Trejo, Michelle Rodríguez, Robert De Niro, Jessica Alba, Steven Segal, Check Marín, Don Johnson
Año: 2010

Para comenzar, Robert Rodríguez es un director talentoso y dispar, que nos ha ofrecido películas de gran calidad como Sin City o From Dusk Till Dawn; pero, a la vez, nos ha recetado otras como la versión Desperado, que a pesar de contar con muchos millones de dólares, no fue capaz de superar a su opera prima El Mariachi, que realizó con tan solo $5.000 o el caso de las aventuras infantiles Spy Kids, que más bien parece un compromiso de pago o contractual para con las productoras.

Esa disparidad, también es evidente en el casting de Machete. En primer término, con respecto a la belleza de Michelle y Jessica, incomparable con los masculinos Trejo, De Niro, Segal, Marín y Johnson (que fue el único que prometió en el pasado, pero que no se desenfundó las gafas en toda la cinta). En segundo término, por la calidad interpretativa de Check Marín o Jeff Fahey, en contraposición al resto.

La responsabilidad no es 100% de Rodríguez, pues la dirección es compartida con Ethan Maniquis, que es su primer trabajo en este puesto. Maniquis ha editado otros filmes de Rodríguez: Shorts, Planet Terror y Grindhouse. Con respecto al guión, es compartida también con Álvaro Rodríguez, que no es ni pariente de Robert.

Antes de ir a verla, me tome la molestia de ingresar a Metacritic.com para revisar las críticas en Estados Unidos y me topé con la sorpresa de que algunos críticos y medios se jugaron el pellejo: Ty Burr de Boston Globe (88), Richard Corliss de Time (80) o Marjorie Baumgarten de Austin Chronicle (78), los anteriores ponen en juego su reputación y su capacidad crítica con esas evaluaciones. Incluso, Owen Gleiberman de Entertainment Weekly (75) y Stepehn Holden de The New York Times (70). Mientras que se observan posiciones razonables en Nick Starkey de Premiere (50) y muy extremas como Amy Biancolli de San Francisco Chronicle (25).

A mi buen entender Machete es un monumento al mal gusto, a la violencia gratuita, al cine sanguinolento, que con la pretendida intención de mostrar la problemática de los inmigrantes, algunas consecuencias sobre los efectos económicos que podría tener su control y, a la vez, especular respecto del papel que juegan el poder económico-político y los jefes de la mafia en Estados Unidos, termina dándonos imágenes acartonadas y estereotipadas de aquello que pretende rescatar.

Lo anterior, inyectado con el mecanismo más fácil para encontrar una conexión con los espectadores: el humor, particularmente, el humor negro, aderezado con una puesta en escena y acciones que rayan en el ridículo, que pretenden salir del comic y que encuentran un fácil vínculo con los públicos habituados a los videojuegos "parental advisory" y, por su puesto, con los más incautos. Eso sí, si a usted lector le gusta todo lo anterior, se sentirá como rana en su charco.

La trama discurre más o menos así. Machete Cortéz, encarnado por el cara de palo Danny Trejo, es un maquina truculenta con el machete en mano. De ser un policía bueno y al margen de las alianzas de la mafia, le fue impuesta el severo castigo de la muerte de sus familiares y de ser quemado vivo. Claro que Machete se salva y más tarde como inmigrante en USA, debe aceptar el trato que le propone Michael Booth (Jeff Fahey) de realizar un atentado contra el senador John McLaulin (Robert De Niro), desconociendo ambos ssu pasado de policía federal, acción que le permitirá maquinar su venganza.

A partir de ese momento, comienza discurrir la dispar e incoherente historia, gracias a un guión pobremente hilvanado por Rodríguez y Rodríguez, en el que se entremezclan desnudos explícitos injustificados y se pretende convertir a Machete en machote y darle un “sex appeal” que no calza, pues se pasa por su “machete” a prácticamente todas las protagonistas de la película.

El guión, los personajes, la edición, la dirección de arte, el audio sobrecargado... todo, exactamente todo, es machotero. Yo, menos que más, anticipe que me iba a topar con esto (he de reconocer que los críticos de USA me la pusieron complicada), pero no tanto.

Me parece que fue Buñuel el que decía que toda película tiene al menos cinco minutos que son una obra maestra. A los machistas y verdes se les va a venir a la memoria algún momento en el que participan las protagonistas, pero yo creo que no, que esos cinco minutos podríamos haberlos encontrado en otra escena, si no fuera por un diálogo visceral que anticipa los acontecimientos.

Erraron los directores al incluir ese intercambio de frases entre el médico y las enfermeras. Curiosamente, lo hicieron tal y como lo recomienda Hitchcock: “el espectador debe saber más que los protagonistas de la historia para crear suspenso, si es al revés lo que acontecerá es sorpresa”. No era el caso de esa escena la anticipación, pues no había suspenso, sino acción.

Perdonen el francés: La cagaron Rodríguez y Maniquis, por ser machoteros y maniqueos, por hacer las cosas a machete, en vez de usar bisturí. He de rescatar una cosa positiva de Machete, nos permite confrontar y valorar lo que es buen cine y lo que es malo; por ello, les envío mi más sincero agradecimiento.

Otros comentarios de películas:

Inception.Jung: Ahondar profundamente en sí mismo es, en el fondo, el miedo a bajar al Hades
La Yuma. A quien va a creer, ¿A mí... o a sus propios ojos?
Departures. La muerte nutre la vida

No hay comentarios:

Publicar un comentario